jueves, 6 de enero de 2011

Mi abuela Manuela


No sé si alguna vez os he hablado de mi abuela Manuela. Es la persona con más fuerza vital que he conocico nunca. Recuerdo cuando yo era bien pequeña que ya entonces era una señora de cerca de 80 años y la veía a diario trajinar con las tareas de la casa, venir cargada hasta los topes del mercado de barrio, siempre ordenando algún cajón, guardando ropa, haciendo algo en la cocina ... nunca paraba , y claro, cuando por la noche se sentaba, caía rendida.
De mi abuela ha aprendido mi madre la mayoría de las recetas que comíamos en casa y los truquitos del hogar que hoy aplico yo. Incansable con los niños, recuerdo como nunca me decía que no para jugar  a lo que fuera, siempre estaba dispuesta para mí. Cariñosa y amorosa como la que más. Valiente ante los problemas, creedme que los ha tenido, y muchos, aunque no viene al caso contarlos ... Perspicaz y sibilina cuando quería conseguir un objetivo, al mismo tiempo dulce e inocente por más años y experiencias que la vida le ha otorgado.
Se ilusiona fácilmente con las cosas como si fuera un niño la primera vez que ve algo. Ama la naturaleza y encuentra belleza en una simple ramita de romero, en su olor, su color... Sabe encontrar lo bueno de cada persona cuando la propia persona ni siquiera lo encuentra, transmutando así su ánimo como un verdadero alquimista. Respetuosa y tolerante con todas las opiniones, la más moderna de su época, no en vano fue madre soltera y tuvo que criar sola a sus dos hijas. Siempre dispuesta a escuchar mis grandes problemas existenciales de adolescencia, confidente de mis amores y consejera del día a día. Mi marido y yo pudimos comenzar nuestra relación gracias a ella, pero eso es otra historia que ya contaré más adelante.... Generosa al máximo hasta quitarse el pan de su boca para darlo a dos hijos que no había parido, sacrificarse por ellos con un hombre que no amaba y partirse las rodillas para darles una vida.  Asertiva al máximo sin haber tenido estudio alguno. Diplomática como ella sola y orgullosa y digna cuando algo le duele, mmm quizás demasiado a veces, no podía ser perfecta!

Os presento a mi abuela:


Es endiabladamente fuerte y tiene una salud de hierro, siempre he admirado esa capacidad de sobreponerse a todo, mal que pase por encima de ella y la destruya continúa levantándose dispuesta a seguir. Conoce la importancia de mantener su cuerpo en movimiento y todos los días hace su gimnasia para no atrofiarse, lo cuida y lo adorna. No hay persona más coqueta.


Aquí la veis con el gorrito que le he hecho.


Feliz y coqueta posando para la cámara.



Es una persona muy espiritual, muy creyente, con mucha fé. Deposita toda esa energía concentrada en un ser y crea la realidad de su propio rezo. Supongo que es el poder de la fé que tanto hablan, o el poder de "El Secreto", no sé si conoceréis el libro.
Creo que su llave de la felicidad es encontrar lo bueno de cada cosa, amoldarse a cada situación obviando las cosas malas, centrándose en las buenas, potenciándolas, y agradeciendo todo lo que tiene.


Mi abuela tiene casi 98 años y aunque ojalá viva muchísimo más es de esperar que dentro de no mucho nos dejará. No voy a decir que es la única persona que más quiero en el mundo pero sí la que probablemente más huella haya dejado en mi vida, tanto en recuerdos de infancia, aprendizaje, ejemplo, y un sinfin de cosas que admiro y espero conseguir algún día. ëstas son algunas de sus frases célebres que siempre me repito cuando quiero atraer hacía mi su energia:

" Iha, somos plantas de la tierra y como esté el tiempo así estamos nosotras"
"A los pajaritos los cría Dios"
"Ya se oyen a las cigüeñas que están haciendo chocolate"
"Se me cae la resina (retina) del ojo"

Te quiero abuela.

3 comentarios:

Carmen dijo...

que entrada tan bonita!!!

los abuelos siempre dejan huella, yo disfruté mucho de los mios pues vivieron muchos años tamibién, incluso conocí a dos dos de mis bisabuelos..... pienso en ellos muchas veces, pues simpre hay alguna cosa que te hace recordarlos...

Saludos
*_*

maria dijo...

Aunque ya hace muchisimos años que mi abuela murio yo siempre la recordare mientras viva.

amores y labores dijo...

Hermoso comentario que haces de tu abuela y que hermosa se ve con el gorrito........los mios se fueron cuando estaba en la adolescencia pero si disfruté de ella mi abuela Antonia nos queria mucho ella cuando llegaba le gustaba quedarse en la casa de mis padres y ahora que soy abuela disfruto mucho de mis nietos los amo los engrio y les he pedido a mis hijos que mis nietos me llamen ABUELA bella palabra que significa mucho pero que ya no se usa ni se escucha.
SALUDOOOS AMIGA Y BESITOS PARA TU ABUELITA

SÍGUEME EN FACEBOOK