domingo, 13 de mayo de 2018

Una despedida y una celebración de cumpleaños

9 de mayo de 2018, cumpleaños de mi hijo, tal día como hoy hace 6 años, 6 años!!!, 😱 pero cómo pueden haber pasado 6 años !!! Estaba yo entretenida en el hospital trayendo a este planeta a una almita llamada ahora Manuel, y tal día como hoy, ese mismo día pero 6 años después retomo mis clases de patchwork, sí sí , habéis leído bien, RE TO MO mis CLA SES, porque no os engañéis, coser en casa puede ser ideal con tu tacita de téee, tu música relajaaaaante, tus pantuuuuflas ... pero al final nunca encuentras el momento para sentarte a coser, y si lo encuentras o hay un muchachito que te demanda para que juegues con él o pepito grillo te atormenta la cabeza porque tienes mil cosas más importantes que hacer en casa como para poneeerte a coseeer 😑 ... Así que después de tropecientos intentos fallidos decidí en firme buscar un lugar donde reunirme un día a la semana unas horitas y coser a mis anchas con otras personas que entienden mi idioma cuando hablo de UFOS, SALS, SAMPLERS, y MALDITAS CANILLAS ... Entendéis ahora por qué es esto tan necesario en mi vida ...? Hay quien se va de compras al centro comercial, o al gimnasio, que es muy sano yo no lo niego, hay también quien está deseando una fiesta o una reunión para socializar ... YO COSO, nada más, bueno, coso y doy paseos por el campo, que también me encanta, a ver, no es que esté siempre mirando para abajo, también me gustan otras cosas en la vida ( de esto hablaré otro día, porque puede que os sorprenda bastante) pero lo que más feliz me hace en el mundo es el patchwork, ya está, ya lo he dicho. Está feo que no diga que es mi hijo o mi marido o mi familia, pero con las costuritas no discuto ni me ponen de los nervios cuando hacen de las suyas, siempre son un momento de calma y de armonía con mi yo creativo y con mi niña interior, es un momento en que todo se ilumina de un tono anaranjado, como la luz de la vela que me acompaña porque mi segundo chacra se siente feliz y se expande por tooooda la habitación transformando mi casa en la cabaña de mis sueños .... l@s que no coseis, lo habeis probado? Poned una costurita en vuestra vida, es también una buena forma de meditación, de concentrar la atención, y os traerá mucha paz espiritual.
Bueno pues después de todo ésto que os he contado tan ameno y divertido ahora viene una parte triste, os aviso por si no quereis seguir leyendo ...

Para retomar mis clases de patchwork la primera opción por supuesto fue volver a ARTE RESTAURA, la tienda donde comencé y donde aprendí todo y que tristemente tuve que dejar porque las labores de mami me ocupaban todo el tiempo, la distancia hizo que me lo replanterara, porque aunque antes no había inconveniente en recorrer 25 km hacia mis costuritas,  ahora con un crío que se cree spiderman  nunca se sabe cuando te pueden llamar del cole y hay que salir corriendo, no comento nada mas ... 😊
Las otras opciones que barajé nunca me convencían del todo y aunque lo ideal de la vida hubiera sido que aquí en mi pueblo existiera una mercería creativa preciosa con talleres varios y llenas de ovillos, telitas, material de patchwork, fieltro, botones, libros, revistas, cositas Tilda, cositas country, y miles de cosas maravillosas más para nuestro segundo chacra, resulta que eso aquí no existe, como mucho un taller del ayuntamiento que se suspende por falta de interés del publico, o alguna modista que enseña corte y confección, trajes de flamenca y si a caso, algo de patchwork.... Conclusión : qué hago por favorrrr  😧 ??!!  Vamos a proyectar, respirar, visualización y manifestación, quiero, quiero, quiero!! 🙌
Bueno pues por fin se me ocurre, que quizás en el pueblo de al laaaado, que no estoy aquí mismo pero que tampoco son 25 km de carreteeeera ... yyyy ..... TACHAAAAAAAAAAAAAAN!!
 Eureka!!! Encuentro una mercería cretiva (BIEN), donde imparten clases de patchwork (BIEN), a buen precio ( MUY BIEEEN) durante tres horas ( SUUUUPER BIEN) con un 10% de descuentos en las compras xa las alumnas ( SUPER SUPER BIEEEN) justo el día y horario que me viene ideal de la muerte ( YUJUUUUUUUU) y además de todo este festival de manifestación hablo con la profesora/dueña de la tienda, y es una chica majísima que me transmite muy buen rollo y alegría. YESSSS , lo siento en las venas, ésto es para mí!
Primer día de clase? Miércoles 9 de mayo, cumple de mi hijo, esto es una señal en toda regla, con su nacimiento dejé el patchwork y ahora, el mismo día en que cumple años comienzo de nuevo, retomo, un nuevo cumpleaños, un nuevo nacimiento, ahora celebraré este día para siempre por partida doble. 💓
Son las 10 y llego a mis clases de patchwork en TRIZIA, MERCERIA CREATIVA, estoy encantada de entrar por las puertas y ver las telitas, y ese aroma a Tilda mezclado con tinta de impresora, un tándem perfecto, cuántas veces necesitamos correr a la papelería a hacer fotocopias de patrones y de algún proyecto hermoso que encontramos x la red...El comienzo no puede ser mejor, vengo con ganas de empezar desde cero y hacer reciclaje de todo lo que aprendí con Inés, con Bere y con Pepi, proyectos pequeños al princpio para ir cogiendo carrerilla y ponerme con el sampler después, mis manos están torpes y ya no me acuerdo casi ni de cómo hacer un monedero, me siento un poco avergonzada y triste, cómo puede ser ésto Dios mío 😴 ... Ahora es cuando viene la parte triste de verdad, así que vuelvo a avisar.
Mientras nos conocemos más y hablamos de nuestro día a día Patricia me cuenta que también conoce ARTE RESTAURA, que fue una de sus alumnas, más reciente que yo obviamente, porque nunca coincidimos, y que de hecho hizo con ellos el curso de monitora de patchwork, me cuenta cómo ha crecido el patchwork en Sevilla, en Andalucia y en España durante todos estos años, cuando al principio no había casi ni conciencia de lo que era el patchwork, y que todo eso, entre otras personas ha sido gracias a Bere que movió lo mas grande por el patchwork, su cáncer de mama diagnosticado cuando yo aún estaba con ellas le hizo dirigir su pasión hacia la ayuda a otras mujeres en su misma situación, recuerdo cuando movilizó a media España con encuentros solidarios para recaudar fondos y que libremente cosiéramos almohadas del corazón para enviárselo a las mujeres operadas de cáncer de mama ...  Si no sabeis lo que es ésto y os apetece colaborar, aquí os dejo un video de mi Bere con su voz de ángel explicándolo : Almohada del corazón ...
 Y de pronto, como una ráfaga, como un relámpago que ves y no crees ver, como un batir de alas de colibrí, en un abrir y cerrar de ojos, Patricia me habla de ella en pasado:  "cuando pasó lo que pasó" ...,  "pero qué es lo que pasó ???" le pregunto como quien está viendo una película de intriga, "BERE FALLECIÓ".


En ese momento un calor subió desde el centro de mi barriga hacia mis ojos con la velocidad de un rayo, y mis manos taparon mi nariz y mi boca como si no quisieran que respirara el significado de esas palabras ... "no puede ser no puede ser" ... la primera reacción fue la de negación, preguntas, cuándo? cómo? pero por qué?, y su hijo? y su madre? y su marido? Dios mío , Dios mío ...
Cuando dejé las clases Bere había superado el cáncer, estaba llena de vida, de proyectos, de aprendizaje de vida, yo  marché con la seguridad de volver a verla y el tiempo me fue llevando, me fue alejando ...
Bere falleció en agosto de 2017, tuvo una recaída, su cuerpo no pudo más y el cáncer se la llevó.

Me recompuse como pude, probablemente si hubiera estado en otro lugar mi reacción habría sido algo diferente, pero era mi primer día y estaba por fin donde quería estar, con la mirada ya perdida y mis pensamientos en Bere continué como pude, como hubiera hecho ella, sólo coser y seguir adelante...
Estos días han transcurrido complicados entre preparativos de fiesta de cumpleaños de un niño de 6 años, y los coletazos de las iniciaciones de la semana anterior ( éste es el tema que os digo que os sorprendería y que ya os contaré en otro momento), necesitaba pasar mi duelo, mi propio duelo, porque para mí Bere se había marchado ahora, no en agosto, necesitaba expresar, soltar el dolor y aplicar todo lo que había aprendido la semana anterior ...
En estos momentos el dolor se va marchando, aún quedan lágrimas que salen a veces sin avisar, pero voy aceptando, recordando y sintiendo a Bere con cada puntada que doy, su partida ha dejado en mí,  impresa en tinta indeleble la convicción de perseguir aquello que te hace feliz por encima de todo, sentirlo, masticarlo, bailarlo, disfrutarlo, transmitirlo, y ahora, junto a mi máquina de coser y mi tabla de cortar, Bere me acompaña desde su retrato para recordarme que siga cosiendo, que la vida es maravillosa, que la pasión por el patchwork puede salvarte de los momentos malos que indudablemente vendrán, y que en algún lugar del firmamento, entre orión y las pleyades, un grupo de delfines asisten con Bere a su primer taller de patchwork.
                                                             

   Gracias por tanto... y buen viaje amiga mía!💗



1 comentario:

Agencia de posicionamiento web dijo...

Excelente artículo, tienes mucha razón en lo que dices. Además excelente reflexión sigue así.