jueves, 3 de marzo de 2011

Jacintos resfriados

Chicas sigo viva!!!! No me he muerto, ni me he escapado con Curro al caribe, ni me han secuestrado los extraterrestres, ni he estado en el hospital, ni me he puesto enferma ni tampoco me he quedado sin internet! Ni más ni menos que me ha dado un arrebato de cosimiento y he estado estas dos semanas pegada a la aguja y el dedal, "pues vaya novedad", direis vosotras, pues sí, sí que es novedad porque lo que he estado haciendo es el maratón más maratón que he hecho en mi vida, a todas horas, sin descanso, hasta las tantas .... puffffff qué ganitas tenía ya de acabar, os cuento:  El último día que estuve en clase de patch, ya sabeis, en mi querido ARTE RESTAURA, nuestra profe Pepi nos trajo un trabajito que era una delicia, una tabla de plancha y corte, de esas pequeñitas que son portátiles, hecha a mano con 2 tablitas y forrada completamente de patchwork, no me pude resistir, y aunque sigo liada con la Tilda y un superbolso de log cabin, me propuse sacarlo adelante fuera como fuera, el caso es que yo siempre me complico más la vida y para personalizarlo un poco decidí aplicar toda mi inventiva, no os cuento lo que he hecho para que lo veais ya todo terminado que es una sorpresa pero ya os digo yo que es el trabajo más maratoniano que nunca he hecho. Este lunes voy a clase y espero haberlo terminado así que para la próxima semana ya os lo enseño. AAAaiiiiiiiii qué ilusion!!!

Bueno y como no os quiero contar más pues os voy a enseñar los jacintos tan maravillosos que me han nacido, digo yo que como la semana pasada hizo tan bueno aquí en Sevilla pues los pobres se han creído que ha llegado la primavera y ya han sacado la cabecita, pero ahora esta semana con el frío que llega les voy a tener que hacer una abriguito o algo, qué lastima de mis jacintos.


Los tengo puestos a la entrada de la casa porque desprenden un olor precioso y como además los he puesto juntitos pues más huelen, cada vez que se entra en casa tenemos ambientador natural, mmmmmMMmmmm


Aunque cuando van creciendo demasiado se me tronchan y hay que ponerle palitos, como esos adolescentes desgarbados que no saben cómo caminar con su nuevo cuerpo, los pobres mucho peso en la cabeza para tan poco tallo.


Es que huelen tan  bien tan bien que los meto en el salón a la hora de la sobremesa y ya entre la cabezadita, la novela, el cafelito, la labor y el olor de los jacintos ...  aaaaaahhhh ésto es el paraíso.


Así eran de bebés y en un par de meses mirad cómo se han puesto.






Muchos besitos a tod@s  y poned un jacinto en vuestras vidas, ya me direis ya!



3 comentarios:

Conxi dijo...

Vero!!! qué tal??? hace días que no sabíamos nada de ti.... estoy esperando esa tabla impaciente... seguro que será una chulada.... muy bonitos los jacintos.
un beso

Sonia dijo...

Hola guapaaaaa¡¡¡¡¡
Qué mano para las plantas hija. Me dan envidia tus jacintos. Son preciosos.
Oye, te voy a ver en el curso de Teresa, el sábado en Ubrique. Me lo ha chivado Fran. Qué bien¡¡¡¡ Llévate el minicosturero para verlo en directo.
<un beso.

María Angeles dijo...

Casualidades de la vida,escribi un comentario en el blog de moderna mujer retro pensando que era el blog de Trini(hace poco que tengo blog y no sabia que podia escribir las personas que le apetece) y mira por donde ahora vi que me apunte a tu sal.
Encantada de conocer tu blog,esperare para empezar el sal.
bss